Redes sociales no salvan del aislamiento; su uso aumentó trastornos mentales

El número de jóvenes con síntomas de depresión o ansiedad se disparó con el confinamiento, situación que el contacto vía tecnológica no ayudó a resolver

Asociados a la pandemia de covid-19, tras el confinamiento y la propia enfermedad se han elevado los casos de personas, particularmente jóvenes, con trastornos mentales que deben ser atendidos oportunamente, coincidieron especialistas en salud mental.

En el marco del próximo Día de la Salud Mental, a conmemorarse el 10 de octubre, el doctor Óscar Calleros reconoció que adolescentes y jóvenes enfrentan síntomas como depresión o ansiedad, que en situaciones extremas pueden desencadenar conductas de autoagresión, como se muestra en un estudio del año pasado en el que más de 40 mil entrevistados consideraron hacerse daño o tener un intento suicida.

“Las personas jóvenes están experimentado desproporcionadamente depresión o ansiedad. Suponíamos que al estar en contacto a través las redes sociales o la tecnología se podía tener un mejor desarrollo a esta situación, sin embargo, no es la realidad, estamos viendo que ante los primeros grupos etarios de 11 a 17, 18 a 24 y llegando hasta los 34 años, son personas que están preocupándose más y están experimentando ideas suicidas o depresión”.

Al respecto, otra encuesta realizada por el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad de la Universidad Iberoamericana (Equide) reveló que en los primeros meses de la pandemia en nuestro país, en 2020, 27% de las personas mayores de 18 años presentó síntomas de depresión y 32% manifestó síntomas severos de ansiedad.

En este sentido, Calleros Zubiate, de la Clínica Especializada Neurocom, recordó la importancia de que los padres de familia o las propias personas estén atentos a identificar signos y síntomas que sugieran que se requiere apoyo y atención de un profesional de la salud.

“Cuando empiezan los trastornos, ya sea irritabilidad, problemas del dormir o tristeza la mayor parte del tiempo, desmotivación, falta de ánimo­ —por llamarlo de alguna manera— o sentimientos de culpa, es una de las situaciones principales que nos empiezan a llamar la atención y muchos de los pacientes que se acercan es porque ven afectada su vida laboral”.

En tanto, Alejandro Jiménez Genchi, siquiatra de la Academia Mexicana de Medicina del Dormir, se refirió a los trastornos del sueño generados a partir de la situación de pandemia en nuestro país, como atenderlos a tiempo.

“El que estos problemas para dormir sean persistentes incrementa el riesgo de que las personas desarrollen un episodio depresivo mayor. Eso por sí mismo es gravísimo, el riesgo es del doble, dos veces más probable que se desarrolle depresión a una persona que está durmiendo bien”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *