Vine a estas tierras porque me dijeron que ganamos el litigio…

Luego de 84 años de un litigio donde se pudo probar que las comunidades del ejido San Isidro eran las auténticas propietarias de unas tierras actualmente ocupadas por la transnacional Amway/Nutrilite S.R.L., las autoridades de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) desacatan orden judicial de entregar dicho terreno a los campesinos.

Se tratan de los parajes, correspondientes a 280 hectáreas, donde el escritor, Juan Rulfo se inspiró para escribir sus obras El Llano en llamas y Pedro Páramo,

El comisariado ejidal y los campesinos de la zona sur de Jalisco que la conforman, por fin, lograron recuperar las tierras que les fueron sustraídas por el corporativo trasnacional Amway propiedad de la familia DeVos, cuyo miembro más notable es Betsy DeVos, la exsecretaria de educación del gabinete encabezado por Donald Trump.

Sin embargo, explican: “Todos los niveles de gobierno se siguen negando a ejecutar la orden de entrega”.

Originalmente, el despojo se ejecutó, según cuenta la abogada agraria Carmen Figueroa, el día 15 de febrero de 1994. Ese día, reunidos en el Club de Industriales de Jalisco, un grupo de funcionarios y de empresarios extranjeros lograron fraguar un acuerdo para no entregar las 280 hectáreas, que por un decreto presidencial se adjudicaron al ejido de San Isidro.

Desde esa fecha los campesinos, disconformes por el incumplimiento de las autoridades, se levantaron en lucha.

Según narra la abogada del caso, el argumento que utilizaron para incumplir el decreto, era que el proyecto de Nutrilite S.R.L. de C.V. aparecía normado conforme al plan nacional de desarrollo 1995-2000, que se pretendía superar la pobreza y el impulso a la producción de proyectos productivos. Por esa razón, las tierras originalmente ejidales fueron arrebatas de sus propietarios.

Por su parte, Raúl de la Cruz, representante del comisariado ejidal explica que, desde dónde él lo ve, el gobierno está entorpeciendo las actividad de entrega y recepción de las tierras.

“La orden fue girada el 27 de abril de 2022, donde expusieron la Orden de Ejecución que se tenía que cumplir desde 1939. Nosotros somos ya la tercera generación de está defensa. Pero en el proceso, primeramente lo empañaron los funcionarios de SEDATU, los hago responsables porque desde que se emitió la orden tardaron mucho en girarla a dónde se tiene que firmar en Guadalajara”, explica.

Finalmente, la entrega del ejido a los campesinos, sí comenzó el día 27 y consistió en la delimitación de las mojoneras colindantes, el deslinde de la propiedad apócrifa, sin embargo, sin dar más explicación a los ahora propietarios, la toma de posesión por los propietarios originales no se llevó acabo.